Suelo de caucho antirrebote sellado

El solado antirrebote con posterior sellado a base de poliuretano es una solución que permite evitar el rebote de los proyectiles y, al mismo tiempo, retirar fácilmente los residuos de pólvora no quemada en el momento del disparo y que suponen un alto riesgo de incendio.

Se utiliza una placa de alta densidad realizada a partir de granulado de caucho ligado con poliuretano y prensado, posteriormente, se sellan la llaga y el poro con una triple capa de poliuretano consistente en tapaporos, autonivelante y pintura de acabado antideslizante. El resultado final es una superficie continua en color verde oliva antirrebote y de fácil limpieza.

suelo