Programa de mantenimiento

Solo un correcto mantenimiento de las instalaciones de tiro permite ejercitarse de forma segura, sin riesgo de rebotes o intoxicación por gases pesados. El desgaste de cualquiera de los elementos puede conllevar peligro de rebotes.Después del uso continuado los parabalas y el caucho antirrebote se han deteriorado hasta dejar de cumplir su fundamental misión de protección.

Aspiración de partículas y proyectiles depositados que pueden afectar a la salud.

Los parabalas desgastados por el uso deben cambiarse para no ser atravesados, con el consiguiente peligro de rebotes y gases tóxicos en el aire.

El proyectil de la izquierda ha sido disparado hacia un parabalas en correcto funcionamiento, es posible recuperarlo con un indice muy bajo de deformación. El de la derecha corresponde a uno lanzado contra un parabalas con tal exceso de uso que lo ha traspasado, ha chocado con las protecciones de la pared, rebotando y lanzando a la atmósfera el plomo en forma de polvo, con el consiguiente peligro para los usuarios.